Yerba Buena Virtual

 
 

 

 
     
       
 

Los flavonoides

Por Prof. Dra. Abdala
Titular de Química Orgánica. Facultad de Ciencias Naturales e I.M.Lillo
Universidad Nacional de Tucumán.

Los flavonoides presentes en los alimentos vegetales previenen la fragilidad capilar y la osteoporosis, actúan como anticancerígenos, vasodilatadores periféricos, antivirósicos, antihemorrágicos e inhibidores enzimáticos.

Desde siempre se dijo que la alimentación en base a frutas y verduras preservan la salud, pero ...nos dijeron por qué? Este es un momento propicio para informarnos de una de las causas.

Distribuídos en plantas y en menos cantidad y variedad también en hongos y bacterias se encuentran pigmentos denominados flavonoides, de los que se han identificado más de 6.000 estructuras diferentes. Se postula que, en general, su síntesis se lleva a cabo en los plastidios y se almacenan en vacuolas de las células vegetales.

Reconocidos, en un principio, como los pigmentos responsables del color otoñal de las hojas y muchas gamas del amarillo, naranja y rojo en flores, los flavonoides se encuentran en frutos, semillas, tallos, flores, hojas, raíces.

Son parte de la dieta humana diaria. Así: té, vino, vegetales, jugos, frutas y otras fuentes alimenticias, como lechugas, cebollas, tomates, son las principales fuentes de los flavonoides, que con una buena absorción intestinal resulta una concentración farmacológica significativa ya que un aporte diario de 25 mg son suficientes.

En la naturaleza una de las funciones de los flavonoides es la de proveer color a las flores y frutos con el propósito de atraer insectos u otros animales (pájaros, herbívoros) para favorecer la polinización y la dispersión de semillas.

También los flavonoides tienen importantes efectos en la bioquímica y fisiología de las plantas, actuando como antioxidantes, inhibidores enzimáticos, precursores de sustancias tóxicas, pigmentos y pantallas solares. Se ha encontrado evidencias de la función de los flavonoides en la resistencia a enfermedades para proteger las plantas en infecciones causadas por bacterias u hongos patógenos.

La actividad biológica de los flavonoides fue sugerida por primera vez por Szent-Gÿorgyi (1938) quien reportó que los flavonoides de la cáscara de citrus eran efectivos en la prevención de la fragilidad capilar y el sangrado asociados al escorbuto. El espectro de la actividad biológica y la multiplicidad de acciones mostradas por ciertos miembros individuales del grupo, hacen de estos compuestos, denominados “bioflavonoides”, una de las clases más interesantes de principios biológicamente activos.

El creciente interés en estas sustancias ha sido estimulado por los potenciales beneficios en la salud, y consecuentemente han sido objeto de numerosas estudios sobre la actividad biológica de los flavonoides. También el reciente interés en estas sustancias ha sido estimulado por potenciales beneficios en la salud relacionado con su actividad antioxidante, ya que existe considerable evidencia in vitro de esta actividad causada por los flavonoides incluidos en la ingesta natural, y de los que existen algunos estudios en humanos sobre la absorción y la biodisponibilidad de los mismos.

Recientemente se ha comprobado que ciertos flavonoides inhiben in vivo la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (LDL) por lo que como uno de los antioxidantes dietarios mayoritarios podrían tener un rol importante en prevenir la aterosclerosis. La terapéutica clínica y el significado preventivo de los flavonoides pueden ser mucho mayores que la de otros antioxidantes sintéticos debido a que se presentan naturalmente y no son tóxicos a niveles de ingesta normales.

El potencial numerado de los flavonoides, los indica como promisorios agentes activos aplicados en diversos campos. Numerosos flavonoides son utilizados por los laboratorios farmacéuticos en la elaboración de medicamentos, por su actividad biológica, entre las que podemos citar su uso en prevenciones de fragilidad capilar, vasodilatadores periféricos, anticancerígenos, antivirósicos, prevención de osteoporosis, antihemorrágicos, inhibidores enzimáticos.

Entre los numerosos principios activos citados con una amplia gama de actividad farmacológica se encuentran los flavonoides. El espectro de la actividad biológica del grupo y la multiplicidad de acciones mostradas por ciertos miembros individuales del grupo, hacen de estos compuestos, denominados “bioflavonoides”, una de las clases más interesantes de principios biológicamente activos.